CalcularHipotecas

Cambiar hipoteca variable a fija: ¿Es conveniente?

El año 2022 estuvo marcado por el aumento de la inflación y en consecuencia, también, por la subida del Euríbor. En abril del año pasado, el índice de referencia superó la barrera del 0% tras más de seis años en negativo y un año después, en abril de 2023, se ha situado en el 3,757, en valores que no se habían visto desde 2008. 

El Euríbor es el principal índice de referencia que se utiliza para el cálculo de las cuotas de las hipotecas a tipo variable. Si sube el Euríbor, sube la cuota de las hipotecas variables, es decir, aumenta lo que pagas mensualmente por tu préstamo hipotecario variable. Por eso, muchas de las personas que tienen una hipoteca de este tipo, se están planteando cambiar a una hipoteca de tipo fijo.

¿Es un buen momento para cambiar de hipoteca variable a fija? Te lo contamos en el siguiente artículo. 

¿Qué diferencia hay entre una hipoteca fija y una variable?

La mayoría de las hipotecas en España se pagan siguiendo el método francés, que consiste en pagar más intereses que capital durante los primeros años de hipoteca. A medida que pasa el tiempo, se amplía el pago correspondiente al préstamo en sí y se reduce el pago de intereses. 

Entonces, ¿qué diferencia hay entre una hipoteca fija y una hipoteca variable? La cuota que pagas cada mes: 

Con las hipotecas fijas pagarás la misma cuota todos los meses hasta que termines de devolver el préstamo. 

Con las hipotecas variables pagarás una cuota variable, como su propio nombre indica. Este tipo de hipotecas se componen de una parte fija, llamada diferencial y de una parte variable, que depende de un índice de referencia, que generalmente es el Euríbor. 

Cuando se revise tu hipoteca, que habitualmente se hace anualmente, si el Euríbor ha aumentado respecto al año anterior, pagarás más intereses y tu cuota subirá y si ha descendido, pagarás menos dinero por tu hipoteca.

¿Para qué perfil están recomendadas las hipotecas fijas? ¿Y las hipotecas variables?

Contratar una hipoteca fija tiene una ventaja clara: pagar la misma cuota todos los meses, lo que te asegura una gran estabilidad a largo plazo. Pero también, por norma general, es una hipoteca más cara que una variable, sobre todo, cuando el euríbor está en niveles altos. 

Las hipotecas variables están orientadas a aquellas personas que prefieren arriesgar e ir pagando más o menos según el tipo de interés. Si te decides por una hipoteca a tipo variable, es importante que valores la posibilidad de un aumento de precio de las cuotas si  el euríbor sube. 

Si tienes en mente ahorrar dinero en un periodo de tiempo cercano y te planteas realizar una amortización anticipada, es recomendable que apuestes por las hipotecas variables ya que son más flexibles y no suelen cobrar comisión al hacer esta operación. 

Otra alternativa al alza del Euríbor: la hipoteca mixta

Por otro lado, los bancos han vuelto a ofertar un producto financiero que estaba en desuso: las hipotecas mixtas

Este tipo de hipotecas combinan un tipo fijo en los primeros años del préstamo (que habitualmente se sitúa entre los 5 y los 10 primeros años) para luego cambiar a un pago de intereses variable que dependen del euríbor, por lo que son una solución para muchas personas que no quieren depender de este índice de referencia durante todo el periodo de devolución de la hipoteca. 

¿Puedo cambiar mi hipoteca de variable a fija?

Sí, puedes hacerlo, pero antes tienes que valorar las ventajas e inconvenientes de realizar el cambio. Por ejemplo, este tipo de operación tiene un coste, por lo que tendrás que afrontar algunos gastos. 

A favor del cambio está la mayor seguridad y estabilidad que dan las hipotecas fijas, ya que pagas la misma cuota durante toda la duración de tu préstamo hipotecario. En contra, está la desventaja de que no podrás beneficiarte de las bajadas que registre el Euríbor y pagarás más intereses en términos generales que los que pagarías con una hipoteca variable. 

Cómo cambiar de hipoteca variable a fija

Existen tres formas que te permiten cambiar tu hipoteca de variable a fija y que te explicamos a continuación:

Novación de hipoteca

La novación de la hipoteca es el proceso por el cual renegocias las condiciones de tu préstamo hipotecario con el mismo banco que la has contratado. 

A la hora de cambiar de hipoteca fija a variable, puedes pactar unas nuevas condiciones con tu banco. Si tu entidad financiera lo permite puedes realizar cambios respecto al tipo de interés que se te aplica, el importe pendiente de pago o el plazo de amortización. 

Subrogación de hipoteca

Una subrogación de hipoteca hace referencia a una sustitución de una de las partes en una hipoteca, que puede ser la entidad bancaria o el titular de la hipoteca. En este caso nos encontramos con dos tipos de subrogaciones: las de acreedor y las de deudor.

Con la subrogación de acreedor se sustituye a la entidad financiera y se cambia la hipoteca de banco. Este tipo de subrogaciones son las que permiten el cambio de interés variable a fijo, por ejemplo. A día de hoy y gracias a la Ley Hipotecaria, no necesitas tener el permiso de tu banco actual para cambiar tu hipoteca de banco.

Para poder hacer una subrogación la mayoría de bancos te pedirán, como mínimo, que tengas una estabilidad laboral y que lleves varios años pagando tu hipoteca. 

Contratación de una hipoteca nueva 

Existe otra opción que te permitirá cambiar una hipoteca de tipo fijo a una de tipo variable: cancelar tu hipoteca actual y contratar una nueva a tipo fijo. Es la opción que más gastos conlleva ya que deberás pagar los costes asociados a la constitución de la nueva hipoteca más los asociados a la cancelación del antiguo préstamo.  

Antes de decidirte a cambiar tu hipoteca de variable a fija, te recomendamos que comuniques tu deseo de hacerlo a tu banco actual y que compares los tipos de interés de los que disponen los demás bancos. Una buena opción es hacerlo a través de un comparador de hipotecas como el nuestro, ya que podrás analizar y comparar de un solo vistazo los tipos de interés actuales de las entidades financieras. 

¿Cuánto cuesta cambiar de hipoteca?

Gastos de novación hipotecaria 

Los gastos derivados de la novación en algunos casos llevan incluidos una comisión bancaria. La mayoría de ellos los paga el banco, pero tú como cliente tendrás que pagar la nueva tasación de la vivienda (que ronda los 300 euros de media) y una comisión, si así lo refleja la escritura original de la hipoteca. 

Sin embargo, para favorecer que las personas con hipoteca variable puedan pasar a una hipoteca fija sin perjuicio, el Gobierno decretó que los bancos no pueden cobrar comisiones por hacer estos cambios desde el 24 de noviembre de 2022 hasta el 31 de diciembre de 2023. 

Gastos de subrogación hipotecaria 

Lo mismo pasa si decides hacer una subrogación hipotecaria. Tendrás que pagar la nueva tasación de la vivienda y los gastos asociados al cambio de hipoteca, si así se refleja en la escritura. 

Los bancos no pueden cobrar esta comisión hasta el 31 de diciembre de 2023 si te pasas de una hipoteca variable a una de tipo fijo. 

Antes de que el Gobierno aprobara este decreto, el coste por subrogación ya estaba regulado por ley y se situaba entre el 0% y el 2% sobre el importe que queda por devolver. 

Gastos de cancelación de hipoteca 

Contratar una nueva hipoteca es la opción que más gastos conlleva, ya que como hemos señalado anteriormente, tendrás que pagar la constitución de la nueva hipoteca y la cancelación de la anterior.   

El coste medio suele ser de unos 1.000 euros entre los gastos de notaría, registro y gestoría. 

¿Y si quiero cambiar de hipoteca fija a variable? 

Si te interesa hacer el camino inverso y cambiar de hipoteca fija a variable, puedes realizar el mismo proceso del que te hemos hablado anteriormente, es decir, hacer una novación, una subrogación hipotecaria o contratar una nueva hipoteca.  

¿Por dónde empezar?

Si quieres cambiar tu hipoteca de variable a fija, desde Calcular Hipotecas te ponemos en contacto con un Broker Hipotecario que te ayude a cambiar tu hipoteca de banco para conseguir mejores condiciones financieras. 

Nuestro servicio de asesoría inicial es totalmente gratuito. Para acceder a él, solo tienes que dejarnos tus datos en el siguiente formulario de contacto y te pondremos en contacto con el Broker Hipotecario especializado en subrogación de hipoteca.

Si te parece interesante, ¡compártelo!

Artículos relacionados

Artículos relacionados

Tipos de hipotecas

Hipotecas por entidad

    Suscríbete y recibe nuestras novedades

    Puedes seguirnos en: